Top
“Nos encaminamos al peor escenario energético” – Radio Comunidad Argentina
fade
719
post-template-default,single,single-post,postid-719,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.0,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-light-header,eltd-header-style-on-scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Radio Comunidad Argentina / Contaminacion  / “Nos encaminamos al peor escenario energético”

“Nos encaminamos al peor escenario energético”

Buenos Aires, Argentina — Para Greenpeace el Gobierno Nacional está colocando al país en un escenario de mayor dependencia de combustibles fósiles caros y altamente contaminantes. “La anunciada diversificación de la matriz energética no es tal, vamos a la profundización de lo peor que ya tenemos”.

En oportunidad de realizarse los contratos para la construcción de las líneas de alta tensión hacia el extremo sur de Santa Cruz, Greenpeace advirtió que, en oposición al potencial energético renovable que existe en esa zona del país, se está impulsando un modelo de mayor dependencia de los combustibles fósiles.

En el día de ayer se firmó el contrato para la construcción de la línea que unirá Pico Truncado, en el norte de Santa Cruz, con La Esperanza, en el sur de la provincia. El siguiente tramo será la unión de esa estación transformadora con la localidad de Río Turbio, donde se está construyendo una planta de carbón de 240 MW. “La extensión hacia la Patagonia del Sistema Interconectado Nacional (SIN), lejos de favorecer la inserción a gran escala de la energía eólica, se está haciendo para insertar fuentes energéticas cada vez más contaminantes y caras”.

La central de carbón de Río Turbio cuesta el doble que los precios internacionales de plantas de carbón y unas cuatro veces el valor de una planta de gas (1). “La comparación es mucho peor cuando incorporamos el costo de poner en marcha los yacimientos de Río Turbio y los costos de operación de la mina. Es claro que se trata de un negocio ruinoso y una pésima decisión energética y ambiental” señaló Juan Carlos Villalonga, Director de Campañas de Greenpeace Argentina.

Frente a la escasez estructural de gas natural, el Gobierno Nacional está promoviendo una mayor dependencia mediante la importación de gas natural y de electricidad, al mismo tiempo que se procura acceder a recursos fósiles más caros como es el caso de buscar petróleo off shore, gas en yacimientos mucho más caros y comenzar con la explotación local e importación de carbón.

Mientras se destinan los principales subsidios nacionales a las combustibles fósiles y a la energía nuclear, las energías renovables no reciben ningún apoyo” explicó Villalonga. “El programa de energías renovables promovido por el Gobierno Nacional (GENREN) tiene un atraso gigantesco y su implementación aún está en pañales. Es claro que no hay ninguna prioridad en materia de energías limpias”.

El programa de impulso de las energías renovables del Gobierno debería ponerse en marcha con el objetivo de cumplir con la meta nacional del 8% de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables para el año 2016. Sin embargo, los subsidios que ya recibe la industria del carbón son muy significativos, tanto que YCRT (Yacimientos Carboníferos Río Turbio) ocupa el cuarto lugar entre las empresas del sector energético, luego de CAMMESA (administradora del sistema eléctrico nacional), Enarsa y Nucleoeléctrica SA. En este caso no se contabilizan los fondos previstos para la construcción de la Central Térmica de Río Turbio.

Para Greenpeace, el país se encamina cada vez más hacia la dependencia de combustibles fósiles más caros y que empeoran el comportamiento ambiental de la Argentina en relación con las emisiones de gases que afectan el clima. A su vez, esta dependencia de recursos no renovables e importados supone una matriz energética vulnerable. Otra de las opciones que constituye una fuerte apuesta del gobierno nacional es impulsar las inversiones en energía nuclear; considerada por la organización ambientalista “el modo más caro de producir electricidad, un fiasco del que parece que nadie se quiere hacer cargo”. Para la finalización de Atucha II se conformó un fideicomiso de 1.480 millones de dólares, de los cuales la ANSES aportaría la mitad.

Notas:

(1) El valor para la CTRT es de aproximadamente 2.800 dólares el kW instalado, en tanto el valor internacional de plantas de carbón oscila entre 1.300 a 1.500 dólares el kW. En plantas de gas de ciclo combinado el kW instalado se ubica en unos 700 dólares.

admin
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.